El Palacio de El Rincón, en Aldea del Fresno, acogió el innovador evento ‘Paisajismo, perfume y vino’, promovido por el Círculo Fortuny. Durante el encuentro, grandes personalidades de la alta gama del sector cosmético, vitivinícola y arquitectónico presentaron a la prensa sus productos y analizaron la situación de sus respectivos mercados. Código Único fue un testigo de excepción.

«El objetivo de este encuentro es unir un sector mágico como es la perfumería con los vinos de alta gama», aseguró Carlos Falcó, presidente del Círculo Fortuny y anfitrión de la cita. Como voz autorizada del sector en nuestro país, informó a los asistentes de que «los principales mercados del lujo en el mundo son, en primer lugar, los automóviles, después la moda personal (vestimenta, joyería, perfumería y cosmética) y en tercer lugar el alcohol (el 80% vino y el resto destilados)».

El acto prosiguió con un actividad de perfumes y una cata de vinos. Para abrir boca, se sirvió un aceite de oliva virgen extra Marqués de Griñón Oleum Artis 2015, con un «sabor intenso e imperioso», como recalcó el propio Marqués de Griñón.

Un paisaje de viñas y fragancias 3

El vino de la enoteca Gramona Brut Nature Gran Reserva 2001 fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a la degustación. «Es un mundo de sensaciones que nos transporta a hace 15 años. El secreto de un espumoso es educarlo como si fuera una persona. Mantenerlo con buena salud con el paso de los años. Buscar el equilibrio, que esté vivo, pero sin perder el cuerpo fresco y atractivo», explicaba Xavier Gramona, vicepresidente del grupo.

El siguiente turno fue de nuevo para el Marqués de Grinón, por partida doble. Primero, con el Graciano 2010 DO Dominio de Valpedusa. Julio Mourelle, enólogo de la firma, aseguró que «es nuestro primer vino graciano. Se cultivó a partir de un sistema de riego por gota a gota. Adquiere un sabor floral, conservando la acidez y frescura hasta el final».

Después, se sirvió en la mesa el AAA 2008 DO Dominio de Valpedusa, «un vino con mucho potencial», comentó el experto. «Hablamos de un vino más firme. Hay que aceptar que nunca hay dos añades iguales. Y con eso trabajamos».

Tomó la palabra Miguel A. Eguren, presidente de Bodegas y Viñedos Sierra Cantabria, para mostrar a los presentes la Nieta 2013 DOCa Rioja, «uno de los borboñes de nuestra compañía. La producción es muy artesanal, la uva se recoge a mano. Tiene mucha fruta, facilitando su bebida».

El protagonismo para cerrar esta parte del acto corrió a cargo del Osborne Pedro Ximénez Viejo DO Jerez. Aunque ningún representante de esta emblemática marca pudo participar, fue Carlos Falcó quien ejercicio de interlocutor: «Simboliza la manzanilla que se toma al final de la comida. Es una mezcla de dulzura y acidez».

La esencia del evento

Aroma y vino están unidos en el proceso, en esa búsqueda por mejorar el producto a través de la precisión en el tratamiento de las materias primas. «Los perfumes se diseñan a partir de 4.000 materias primas», aclaró Pedro Abeniacar, CEO de Perfumes Loewe y presidente de la Academia del Perfume. «Es parecido al tratamiento del vino, pero más a corto plazo. Más que la elaboración, lo difícil es comunicar una gran fragancia».

Un paisaje de viñas y fragancias 4

Directamente desde París aterrizó Sylvaine Delacourt, directora de evaluación y desarrollo de perfumes de Guerlain, «Trabajo en exclusiva para seis clientes, a quienes les diseño personal y específicamente su aroma, por el que pueden llegar a pagar 50.000 euros». Su método de trabajo se basa en un psicoterapias, utilizando un diván olfativo para traer a la memoria recuerdos para elaborar la colonia.

Para concluir la velada, los concurrentes pasearon por los jardines del Palacio junto al paisajista Fernando Caruncho.