La tecnología tiene el don de reencarnarse. Por eso, los nuevos productos se 
inspiran en los diseños del siglo XX para ser originales. Máquinas de escribir, gramófonos o las cámaras reflex regresan para estar a la moda.

Por VÍCTOR GODED