Tiene facultades de todoterreno pero imagen de coche de gran lujo. El nuevo Range Rover Velar, que la marca británica acaba de presentar, es, a la vez, sencillo y elegante, y pone toda la tecnología disponible al servicio de la conducción.

El nuevo y refinado Range Rover Velar está  a medio camino de dos modelos punteros de la marca, el Evoque y el Sport, y estará disponible en España en julio a partir de 60.000 euros.

Construido con un bastidor de aluminio (más del 80 por ciento), se sustenta sobre la plataforma del jaguar F-Pace y, por dimensiones, está a medio camino entre un Evoque y un Sport, con una longitud de carrocería de 4,8 metros, una anchura de 2 metros y una altura de 1,66 metros.

Sin ser rompedor respecto a otros miembros de la familia, del diseño exterior muestra interesantes aportaciones, como su perfil continuo y sus afiladas líneas traseras, características de la última hornada de vehículos. Su techo flotante, el capó suave, el corto voladizo delantero y los faros estrechos acentúan el aspecto ultra moderno del coche.

El nuevo Range Rover Velar cuenta con detalles específicos, como los tiradores desplegables de las puertas. Estos están dotados de luz y se despliegan cuando las puertas se desbloquean con la llave o si se pulsa el pequeño botón que incorporan, y se esconden dentro de las puertas cuando el coche está bloqueado o alcanza una velocidad superior a 8 km/h.


Range Rover Velar, uno más en la familia 1

El Range Rover Velar es una alternativa frente al Audi Q5, Mercedes GLC y BMW X3 y, dentro de su casa, con el Jaguar F-Pace, con el que comparte plataforma.


La gama de motores contará con seis mecánicas, desde un diésel 2.0 Ingenium de 180 CV de potencia hasta un gasolina 3.0 V6 Supercharged con 380 CV de potencia.

En la gama intermedia hay dos alternativas diésel, un cuatro cilindros de 250 CV y un V6 3.0 de 300 CV de potencia. En cuanto a las alternativas de gasolina, nos encontramos con dos motores de cuatro cilindros, con 250 CV y 300 CV de potencia, respectivamente, siendo este último el cuatro cilindros más potente que jamás haya utilizado un Land Rover.

El motor de gasolina, cuatro cilindros y 300 CV llegará a los concesionarios a finales de año.